¿Por qué me duele la espalda?

Share

 

Cuando los pacientes dicen que les duele la  espalda, la mayoría se refiere a la zona baja de la espalda llamada Columna Lumbar.

La columna vertebral es el eje oseo del esqueleto humano y se divide por sus diferentes características en una zona cervical (el cuello), una zona dorsal o torácica (la parte alta de la espalda entre los omóplatos), y una zona lumbar y sacra o lumbosacra (la espalda baja o cintura).

La columna vertebral está formada por muchas vértebras apiladas (7 cervicales, 12 torácicas o dorsales, 5 lumbares, el sacro y el cóccix).

Por dentro de la columna vertebral pasa parte del Sistema Nervioso llamado Médula Espinal (que contiene neuronas y haces nerviosos). Entre dos vértebras contiguas, a través de un agujero que se forma llamado agujero de conjunción o neuroforamen, salen los filetes nerviosos que formarán los nervios encargados de llevar movimiento o traer sensibilidad desde las diferentes partes del cuerpo.

La columna posee mayor o menor movilidad según la zona, y además esta rodeada de muchísimos músculos que  aseguran su estabilidad.

Para que exista una buena movilidad de la columna es fundamental que los Discos Intervertebrales (DI) estén indemnes. Los DI, formados por tres partes (núcleo pulposo, anillo fibroso y lámina cartilaginosa par) cumplen la función de asegurar la movilidad entre las vértebras y trasmitir las cargas correctamente para un normal funcionamiento de la columna.

¿Por qué puede doler la espalda?

Sacando lesiones traumáticas agudas (fracturas, desgarros o esguinces), dolores referidos de organos (intrapelvicos, renales, etc) o malignidades, la espalda puede sufrir un proceso de desgaste lento (degenerativo) que puede provocar distintos síntomas, dependiendo la parte que más se afecte, o una combinación de varias de ellas:

  • Hernia de disco (lesión del disco intervertebral)
  • Contractura muscular
  • Lesión de los nervios (lumbociática, cervicobraquialgia)
  • Desgaste articular (artrosis intervertebral o espondiloartrosis o espondilosis)
  • Inflamación de las articulaciones (sacroileitis)
  • Espondilolistesis o espondilolisis (inestabilidad vertebral)
  • Canal estrecho o estenosis espinal

Todos estos procesos pueden cursar con dolor de diferentes características.

Nunca un proceso degenerativo en la columna tiene una causa única que lo produce, ni es el resultado de un único esfuerzo.

Para que la columna se lesione, basta con generar una carga mínima pero sostenida en el tiempo, como por ejemplo permanecer 8 horas sentado en la oficina (aunque Ud. se encuentre correctamente sentado). 

Cuando Ud. tiene un dolor de espalda es importante que sepa cuál es su diagnóstico, ya que el tratamiento y el pronóstico van a ser diferentes según el caso.

Las algias indican que hay dolor en una zona, a saber:

LUMBALGIA: dolor lumbar (espalda baja o cintura)

CERVICALGIA: dolor cervical (dolor de cuello)

DORSALGIA (dolor de espalda alto, entre los omóplatos)

CIATALGIA (dolor en el recorrido del nervio ciático)

La artrosis de columna, muy común en la población adulta, se asocia al proceso de envejecimiento de la columna. Aunque también se debe a múltiples causas, como pueden ser factores hereditarios o genéticos que no podemos modificar.

Cuando el paciente es joven y empieza a tener contracturas musculares reiteradas y dolorosas hay que hacer un análisis de la relación postura y movimiento de esa persona. Esto incluye una observación desde sus apoyos (los pies) hasta la alineación de los miembros inferiores y la columna. Además, hay que analizar como se encuentra su postura al realizar los movimientos (al caminar, estar de pie, sentado, haciendo un deporte, en el trabajo), ya que una mala postura, puede estar generando sobrecargas a la columna, y estar generando un proceso lento de desgaste que a lo largo de los años se puede transformar en una hernia de disco y artrosis intervertebral.

La columna debe estar flexible y móvil como signo de buena salud. Pero también debe estar estable cuando trabajamos con esfuerzos de piernas y brazos en alguna actividad laboral o deportiva.

Cuando ya existen procesos artrósicos o degenerativos, o hay lesiones discales, hay que tratar de evitar que este proceso se agrave. ¿Cómo? Evitando al máximo las cargas mecánicas hacia la columna, manteniéndote lo mas activo posible, evitando las malas posturas, manteniendo los musculos flexibles y fuertes; y realizando ejercicios específicos para reeducar los músculos posturales, en forma diferenciada de los músculos del movimiento (ya que no cumplen las mismas funciones).

Si tienes una hernia de disco desde hace mucho tiempo o tienes artrosis, no necesariamente tienes que sentir dolor. El dolor es un mecanismo complejo.

Cuando sientes dolor de espalda, no tienes que hacer reposo absoluto. El reposo es solo recomendado en las primeras 24-72hs de un dolor muy agudo, y tan pronto como puedas, tienes que empezar a ponerte en marcha, caminar por períodos cada vez más largos y evitar los movimientos que generan sobrecarga a la columna. Tan pronto como puedas, consulta a tu médico e inicia un programa de rehabilitación para tu columna.

Para tratar el dolor de espalda, desde la kinesiología existen numerosos métodos que pueden ayudar a disminuir el dolor y la inflamación en un principio, pero por sobre todo, el kinesiólogo buscara restablecer al máximo la correcta biomecánica de la columna, entrenando los músculos necesarios en una forma específica.

En casos muy avanzados de desgaste y artrosis se puede usar ayudas ortopédicas como bastones, andadores, corsets para aliviar el dolor y mejorar la independencia del paciente.

Para casos donde el dolor es muy grande, no hay que sufrir, existe la Medicina del Dolor. En casos muy excepcionales, generalmente donde hay compromiso neurológico (posible daño neuronal o inestabilidad vertebral) existen técnicas quirúrgicas que pueden ayudar al paciente.

Muchas veces el dolor intenso genera cuadros de ansiedad y depresión, por lo que deberá  intervenir un profesional de la salud mental para ayudar al paciente. 

Pero como sabemos, siempre es mejor prevenir que curar. Entonces,

  • Manten una vida activa realizando ejercicio, como mínimo 3 veces a la semana
  • Si trabajas sentado muchas horas, fíjate de estar correctamente sentado y cada 45 minutos realiza ejercicios de movilidad y estiramiento de tu columna
  • Si trabajas cargando pesos, usa los cinturones de protección lumbar
  • Si eres ama de casa, ten cuidado al agacharte, hazlo flexionando tus rodillas y no arqueando tu espalda
  • Evita el sobrepeso, sobre todo si sufres de dolores lumbares
  • Evita el cigarrillo (los problemas circulatorios provocan mayor daño en la zona)
  • Duerme de costado, con un almohadón entre las piernas y una almohada que mantenga tu cabeza alineada con el resto de la columna.
  • Cuida tu salud mental evitando el stress y la fatiga

En resumen, la columna vertebral, que forma parte de la espalda, posee muchas estructuras que se puede lesionar. Si te duele la espalda, primero consulta al médico para que encuentre un diagnóstico. Luego el kinesiólogo te podrá orientar, según la etapa del tratamiento, cuál es el ejercicio más recomendado para recuperarte y no sobrecargar tu espalda, o qué cuidados  debes tener en tu actividad deportiva o laboral.

El envejecimiento es parte de la vida, y la columna tambien envejece, pero los cambios en el estilo de vida pueden ayudar a prevenir los problemas de espalda. Cuanto más tempranamente adoptes hábitos saludables para tu espalda, mejor calidad de vida le espera en un futuro.

Lic. Verónica G. QUINTANA Kinesiologa Fisiatra

lic_quintana@kinesiologiaramosmejia.com

 


Share

Tags: , , , ,

3 Responses to “¿Por qué me duele la espalda?”

  1. Alejandra Vecchiarelli Says:

    Muy interesante. Gracias Vero!

  2. Sergio Says:

    Muy interesante el articulo, gracias. :)

  3. Veronica Says:

    Gracias a vos por interesarte!

Leave a Reply